Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 20 de junio de 2012

Windows Phone 8, un punto y aparte




La semana pasada fue la semana de Apple, la que viene será la de Google (se celebra Google I/O). Esta, y en cierto modo es sorpresa, se ha convertido en la de Microsoft.
Como comentaba ayer, hoy Microsoft ha presentado en San Francisco la próxima versión de Windows Phone, su sistema operativo para teléfonos móviles. Lo ha hecho en una conferencia algo extraña. Lo que iba a ser un evento de dos días ha quedado comprimido en dos charlas por la mañana, pero tal y como se esperaba esta versión supone un cambio de rumbo importante porque comenzará a compartir el mismo núcleo que el resto de dispositivos con Windows: tabletas y PC.
Esto tiene varias ventajas pero la más importante es que los desarrolladores encontrarán que es más fácil desarrollar aplicaciones que estén disponibles en los tres dispositivos (teléfono, tableta, PC convencional). Microsoft ha añadido además varias novedades importantes en el sistema: hay soporte NFC, han creado una "cartera virtual" que (sobre el papel) une lo mejor de Google Wallet con lo mejor de PassBook de Apple,cambia la apariencia de la página de inicio para aprovechar mejor el espacio disponible en pantalla, soporta nuevas resoluciones y teléfonos con procesador de varios núcleos...
Muchos nuevos detalles. Todos creo que en la dirección adecuada. Pero hay un precio a pagar: ningún teléfono actual será actualizable. Microsoft y Nokia han creado una nueva versión de Windows Phone 7 (7.8) con algunas de las mejoras de Windows Phone 8 pero es más un parche que una auténtica actualización.
Esto vuelve a traer al escenario el debate de las actualizaciones anuales gratuitas y qué dispositivos deben actualizarse o dejarse atrás. las tres grandes plataformas (Apple, Microsoft y Google) parecen estar tomando posiciones diferentes. En el caso de Microsoft es un punto y aparte, cortar los lazos con todos los dispositivos actuales; en el de Google una compleja situación en la que las actualizaciones dependen de fabricantes y operadores pero que resulta frustrante apra el usuario final;  en el de Apple una mayor uniformidad pero que empieza a resentirse por la necesidad de mantener el iPhone 3GS en el mercado.
Creo que ninguna creo satisface al 100% a los usuarios pero la alternativa también haría correr ríos de tinta (¿bits?). Imaginemos por un momento que Google, la próxima semana, decide no ofrecer una actualización de Android este año para dar tiempo a los fabricantes a desplegar la versión 4.0. ¿Dónde está el término medio? ¿Qué gamas de teléfonos deben tener asegurada al menos actualizaciones durante uno o dos años?
Dentro de cinco años estas preguntas no serán importantes. Las plataformas habrán avanzado lo suficiente en prestaciones como para que los cambios sean sobre todo cosméticos o dependientes de servicios externos en la web. Lo estamos viendo ahora con los sistemas operativos de PC, por ejemplo. Pero en el mundo móvil cada cambio aún trae novedades deseadas y en ocasiones determinantes para la experiencia de usuario. Quedarse fuera escuece.

Fuente: Diario ABC
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario