Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 11 de mayo de 2014

Así se desvanece el Ártico

El Noorderlicht (Aurora Boreal, en holandés) es un elegante velero de dos mástiles que navega en verano por la impresionante costa del archipiélago de Svalbard, en el Ártico noruego. Para el invierno, sus propietarios le encontraron un uso encantador. En febrero lo llevan hasta un fiordo cercano a Longyearbyen, el principal núcleo habitado de Svalbard, y dejan que lo atrape el hielo. Se convierte así en un diminuto hotel congelado en medio de la nada, al que se llega tras una excursión en trineo de perros o moto de nieve. Pero este invierno en los fiordos del oeste de Svalbard hay agua dónde debería haber hielo y el Noorderlicht ha tenido que quedarse amarrado en el muelle de Longyearbyen.
Es solo una pequeña anécdota de un pequeño rincón del Ártico, aunque ilustrativa de cómo está transformando el cambio climático esta región del planeta. Aquí, el aumento de las temperaturas ha sido espectacular: desde 1951, la región se ha calentado casi el doble de la media global. La reducción del efecto albedo está retroalimentando el calentamiento, pues al derretirse el hielo queda expuesta a los rayos del sol la superficie oscura del agua, que absorbe mucho más calor.
Panorámica del Ártico
Panorámica del Ártico  WWF
El deshielo ha superado los peores pronósticos. Desde los años 70, la extensión del hielo marino en verano se ha desvanecido a un ritmo del 13% por década. En septiembre de 2012, la superficie cubierta de hielo se quedó en 3,6 millones de kilómetros cuadrados, un 52% menos que la media del periodo entre 1979 y el 2000. La superficie aumentó el año pasado, pero aún así era muy baja: los siete menores registros de la extensión del hielo marino en verano, desde que tenemos datos de satélite, han sucedido en los últimos siete años. En algún verano próximo, seguramente antes de mediados de siglo, se podrá llegar navegando por aguas abiertas hasta el Polo Norte.
Sin embargo lo más preocupante no es lo que se ve desde arriba, sino lo que está pasando por debajo. El volumen del hielo se está reduciendo tan rápido como la extensión. El principal motivo es que el hielo viejo, el que es mucho más grueso -hasta cuatro metros de espesor- porque ha sobrevivido a varias temporadas de deshielo, prácticamente ha desaparecido del Ártico en las últimas décadas. En marzo de 1988 el hielo grueso, de más de cuatro años, suponía el 26% del total: en 2013, el porcentaje se había desplomado hasta el 7%. Esta animación de la NOAA (la autoridad meteorológica y oceánica de Estados Unidos), que muestra la evolución de la edad del hielo desde 1987, casi parece una película de terror.
Como se ve en el vídeo, el Ártico está vivo y el hielo se mueve, circula y fluye por allí como lo hace el agua en cualquier océano. Existen dos grandes cintas transportadoras de hielo en el Ártico. Una es la corriente transpolar, que fluye desde el este de Siberia hacia el Polo Norte y el Atlántico. La otra es el giro de Beaufort, un inmenso remolino que atrapa el hielo al norte de Alaska y lo mantiene varios años dando vueltas. Parte del hielo que atrape se derretirá en verano, pero otra parte sobrevivirá al deshielo y el siguiente invierno engordará, convirtiéndose en lo que se llama "hielo multianual", más grueso y difícil de derretir. El giro es una fábrica de hielo viejo y grueso, mientras que la corriente transpolar hace justo lo contrario: dirige el hielo al estrecho de Fram, entre Groenlandia y Svalbard, donde le esperan las cálidas aguas de la corriente del Golfo.

Aumento de la temporada de deshielo

Siempre había un equilibrio, pero en los últimos tiempos, debido a los cambios en los patrones de los vientos dominantes -la llamada oscilación ártica-, el Giro de Beaufort ha sido menos efectivo que la corriente destructora y por el Atlántico se han perdido ingentes cantidades de hielo viejo y grueso. El hielo joven y delgado que queda en el Ártico se derrite mucho más fácilmente frente a un aire y, sobre todo, un océano cada vez más caliente. Según un reciente estudio de la NASA, la temporada de deshielo ha aumentado una media de cinco días por década entre 1979 y 2013.
Eso significa que el mar tarda mucho más en congelarse en otoño y se derrite antes cuando llegan los primeros rayos del sol en primavera. La mayoría del hielo que hemos encontrado este mes de abril durante la expedición de WWF-Canon en Svalbard, navegando junto al Instituto Polar Noruego en busca de osos polares, era muy delgado, de menos de un metro de espesor. Nuestro barco, el Lance, el rompehielos del Instituto, lo atravesaba como si fuera mantequilla. En muy poco tiempo, donde vimos mar helado sólo quedará agua.

La extensión del hielo marino se redujo a siete penínsulas ibéricas

Es difícil hacerse una idea de la escala de la transformación que está sufriendo el Ártico. En tres décadas, la extensión del hielo marino en verano se ha reducido una superficie equivalente a siete penínsulas ibéricas. Las consecuencias para los ecosistemas de la región y las especies únicas que dependen del hielo marino -desde los pequeños organismos que prosperan bajo él, hasta los osos polares- serán fulminantes.
Pero este no es, ni mucho menos, un problema local. El Ártico tiene una gran influencia en la regulación del clima global, así que su calentamiento se sentirá en todo el planeta. Entre los muchos impactos que podemos esperar está un aumento del nivel del mar por el deshielo de los glaciares, cambios en los patrones de las precipitaciones o en las corrientes oceánicas, y un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos. El Ártico se desvanece, pero sin duda nos devolverá el golpe.
Guillermo Prudencio es miembro del equipo de comunicación de WWF España, y ha participado en la expedición de WWF-Canon y el Instituto Polar Noruego al archipiélago de Svalbard.



PATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

www.ingeypro.com

info@ingeypro.com 


Ingeypro es Oficina técnica de empresas constructorasIngeypro es documentación técnica para contratación de obrasIngeypro es Redacción de Estudios de Gestión de Residuos, Ingeypro es Redacción de Planes de Gestión de Residuos, Ingeypro es Redacción de Estudios de Seguridad y Salud, Ingeypro es Redacción de Planes de Seguridad y Salud, Ingeypro es Redacción de proyectos, Ingeypro es Asistencia técnica, Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contrataciónIngeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
ingeypro son arquitectos en Cáceres y Badajozingeypro son arquitectos técnicos en Cáceres y Badajoz
ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingenieríaingeypro es Certificado de Eficiencia Energéticaingeypro somos agentes rehabilitadores

No hay comentarios:

Publicar un comentario