Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 13 de febrero de 2012

«Android es un caballo de Troya fantástico»


Una oficina en la que los empleados van de un lado para otro rodando sobre un monopatín, donde gozan de masajes gratis o una empresa que acaba comprando el garaje que sus fundadores alquilaron para ponerla en marcha, poniendo a su entonces casera en un puesto ejecutivo que le ha permitido hacerse millonaria. Ese es el lado más romántico de Google que, aunque sigue manteniendo su cara amable, esta ha quedado sepultado por una profunda metamorfosis que le ha llevado a ser una de una de las empresas más valoradas y más temidas de la última década. "Creo que es mucho más valiosa por lo que esconde que lo que enseña", asegura Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña (Madrid, 1973). "Si la información es poder, es la compañía más poderosa del mundo", añade. Este empresario e inversor especializado en el sector de las nuevas tecnología es el autor de 'Desnudando a Google', un libro en el que intenta presentar la cara menos conocida de uno de los grandes fenómenos de Internet, "sino el mayor", de los últimos años.
"Es una empresa fantástica para ser trabajar en ella y además tiene algunos productos que ya son imprescindibles. Pero por otro lado devora datos, hace muy difícil la competencia y tiene algunas prácticas que están al límite de su propio lema 'Don't be evil'(No seas malvado)", opina Suárez, mientras afirma que el origen de este profundo cambio de la compañía que en su día fundaron Larry Page y Sergey Brin tiene su origen en la salida a Bolsa en 2004, "cuando tuvieron que responder a los intereses" de miles de inversores que exigían mayores y mejores resultados. "Antes de ese momento decían que se puede hacer negocios de forma ética. Sin embargo, en los últimos años han pisado en repetidas ocasiones el límite de lo que puede definirse como ético", agrega.
Alejandro Suárez,que cuenta con un largo historial como asesor de capitales de riesgo, cree que la voracidad que sus directivos han demostrado en los últimos años ha mermado la competencia y, por tanto, la posibilidad de innovar en un mercado, Internet, que cada día se presenta más saturado. "Son empresas que tienen tanto talento y tanta capacidad financiera, que lo que no generen ellas lo van a acabar comprando. El espacio queda es mínimo. A día de hoy la Red es básicamente Yahoo, Microsoft, Facebook y muy especialmente Google. Con estas cuatro compañías está casi todo el pescado vendido", se lamenta.
El peaje de la privacidad
Sin embargo, opina que la privacidad no debe ser el peaje a pagar por el usuario en medio de una espiral de nuevos lanzamientos tecnológicos que lideran estas grandes marcas. "Eric Schmidt -ex Consejero Delegado de Google- dijo que si quieres que algo no se sepa es mejor que no estés haciéndolo. Para ellos, los avances implican perder una parte de privacidad. Para mí eso es una quimera, porque estamos hablando de un derecho fundamental", explica.
A pesar de todo, cree que no existe alternativa en Internet para el usuario medio. "Habría que darse de baja del mundo. Google tiene tentáculos en todas las industrias. La gente sigue pensando en Google como un buscador pero si accedes a un blog y ves un vídeo incrustado de YouTube sin ir a la página, están recopilando datos tuyos. Si navegas en tu portátil o si utilizas un smartphone es prácticamente imposible no utilizar alguno de sus programas".
Hace especial hincapié al referirse al sector de la telefonía móvil, con el que Google "garantiza la supervivencia del buscador al menos durante veinte años más". "Android es un caballo de Troya fantástico cuando hablamos de datos personales. Además, hay que darse cuenta de que vamos camino de una plataforma masiva si tenemos en cuenta que cada día se activan 600.000 teléfonos con este sistema en el mundo", analiza. Para él lo que realmente cambia con todo esto es que " ya no dependemos de un ordenador" y "hace que llevemos a Google en el bolsillo".
A pesar de las críticas y suspicacias que levanta cada movimiento de la empresa, Alejandro Suárez insiste en la idea "de que son los responsables de la actual organización de la información en la red". "Internet no sería sin ellos tal y como lo conocemos hoy. Además tienen decenas de productos, que de no existir, habría que inventarlos de la misma", aclara.
Google en el mundo
El autor insiste en la idea de que Google ha alcanzado estatus que le ha valido para ser uno de las preocupaciones para decenas de Gobiernos en varios puntos del mundo. Bien sea por la arquitectura financiera que utiliza para evitar pagar impuestos en muchos países donde opera o por las políticas de protección de datos, lo cierto es que las autoridades lo siguen atentamente. En el caso norteamericano, ven en el buscador un gran aliado. "Hay que recordar que la Agencia de Seguridad estadounidense tiene acuerdos estables con ellos porque saben todo o casi todo de millones de personas en todo el mundo".
Por eso mismo cree que aunque el Gobierno tenga abiertas varias investigaciones abiertas contra ellos con monopolio "simplemente se dedican a reñirles un poco" cuando se pasan de la línea. "Creo que pueden salir peor parados en las investigaciones de la Unión Europea, porque para Washington son un importante activo en sus intereses", explica Suárez, quien ve normal la oposición del buscador más conocido de la Red a la ley SOPA. "Esta norma llevada a su interpretación más profunda, hace que todas sus prácticas no sean del todo legales", explica. "Google es el Hollywood de los años 80. Es una de los factores con el que EE UU quiere conquistar económica y culturalmente el mundo".
¿Y China?¿Qué papel juega en los planes de la compañía? "A pesar del que firmó un acuerdo para seguir operando, China no representa nada para las cuentas de Google. La cuota de mercado es la menor de los países donde actúan", afirma con rotundidad mientras recuerda que en países europeos como España cuentan con una cuota de mercado del 97%. "El pacto -suscrito por todos los operadores extranjeros que quieren trabajar en el país- obliga, entre muchas otras cosas a censurar las búsquedas sobre disidencia. Aunque lo mantienen, es cierto que se han comenzado a revolver contra la misma censura que apoyaron para trabajar allí".


Fuente: Diario Hoy
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario