Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 27 de abril de 2012

La región cerebral que comienza a procesar los cambios de tono en las palabras que escuchamos

(NCYT) Ahora, se ha conseguido identificar cómo y dónde procesa el cerebro este tipo de señal sonora.

Determinar la dirección de un cambio de frecuencia, por ejemplo, si está aumentando o disminuyendo, y descodificar su significado, es importante en cualquier idioma, pero sobre todo en idiomas tonales como el chino mandarín, en los que si se aumenta o disminuye la frecuencia de una sola sílaba con respecto a la anterior se puede cambiar el significado de una palabra.

Hay personas que tienen deficiencias para procesar este tipo de cambio de frecuencia. Estas personas experimentan dificultades con la lectura, con el aprendizaje del lenguaje, e incluso para percibir el estado emocional de la persona con la que hablan.

Procesar los cambios de tono
Se ha conseguido identificar cómo y dónde procesa el cerebro este tipo de señal sonora. (Foto: Caltech)
La nueva investigación realizada por el equipo de Guangying Wu del Instituto Tecnológico de California (Caltech) y Richard I. Kuo (ahora en la Universidad de Edimburgo, Reino Unido) podría ayudar a conocer mejor las causas de las alteraciones de este tipo, y brindar algunas pistas para futuros tratamientos terapéuticos, o para diseños de prótesis tales como implantes auditivos.

Los investigadores identificaron en ratas la región cerebral que comienza a procesar los cambios de frecuencia. Y esa región ha resultado ser el mesencéfalo, un área situada bajo la corteza cerebral cerca del centro del cerebro. El hallazgo ha sido una sorpresa, ya que no había grandes sospechas de que la región identificada se ocupase de tal trabajo. Sí había bastantes sospechas de, por ejemplo, el tronco encefálico, o el tálamo.

Además de descubrir el sitio donde comienza el procesamiento de los cambios de frecuencia, los investigadores descubrieron cómo las neuronas auditivas del mesencéfalo responden a estos cambios de frecuencia. Combinando mediciones físicas y modelos computacionales, se confirmó que las neuronas observadas podían responder de forma selectiva a los cambios de frecuencia basándose en las direcciones de estos cambios. Por ejemplo, algunas neuronas eran más sensibles a los cambios ascendentes, mientras que otras respondían más a los descendentes.







Fuente: Solociencia
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
Ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario