Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 12 de abril de 2012

El motor se vuelca en exportar ante el descalabro de ventas en España


Los fabricantes de coches y de componentes ven con incertidumbre el futuro de las plantas españolas y centran sus esfuerzos en internacionalizarse a la espera de que el coche eléctrico sea una realidad.
El sector del automóvil español atraviesa uno de sus momentos más complejos. Con las previsiones de ventas en España por debajo de los 800.000 coches este año y un mercado europeo débil, los fabricantes españoles luchan por incrementar su presencia fuera del continente europeo al tiempo que temen nuevos ajustes productivos y laborales en las fábricas españolas de las grandes multinacionales.
En un encuentro organizado por EXPANSIÓN, con la colaboración de KPMG, las principales empresas catalanas del sector analizaron la situación de la industria española del motor y las claves para su supervivencia.
Joan Sureda, Director General de Industria de la Generalitat dijo que “España hace unos años era el país donde los fabricantes de coches podían venir a ensamblar pero, con el incremento de costes, la situación está dejando de darse”. “El camino para que esta industria no desaparezca es seguir mejorando la productividad, pero complementándola con medidas de más valor añadido”, añadió.
Joan Miquel Torras, presidente de Zanini, vio con preocupación la situación del mercado español del automóvil. “Es grave porque la demanda es tan débil que en muchos casos resulta difícil que las multinacionales con presencia aquí puedan justificar nuevas inversiones”, reconoció el directivo. “El mercado español está ahora en 800.000 coches mientras que en Alemania se venden tres millones al año y en Reino Unido más de dos millones”, añadió el directivo, quien admitió que “la receta para los fabricantes de componentes españoles no es otra que la internacionalización”.
Exportaciones
Ficosa es uno de los mayores fabricantes españoles de componentes para el automóvil. Xavier Pujol, consejero delegado de la firma, advirtió de que el motor representa el 20% de las exportaciones industriales. De hecho, el motor español ya exporta más del 90% de su producción. Pujol advierte de que el 44% del parque español del automóvil tiene más de 10 años, lo que implica que en un periodo corto de tiempo la demanda tiene que aumentar. Sin embargo, señaló que “hay centros productivos de grandes fabricantes de coches en España que hoy, más que nunca, tienen encima el interrogante de la continuidad”.
Sobre el coche eléctrico, Pujol reconoció que su penetración en el mercado está siendo más lenta de lo esperado y que llegará previsiblemente en 2015. En este sentido, Ramon Comellas, presidente de Circutor, la innovación tiene que pasar por el impulso a los coches eléctricos.
Pese a los intentos por diversificar la actividad, los coches que hoy en día se fabrican en España “son principalmente de gama baja”, según Toni Garcia Coma, director general de Doga. “Estamos condenados a seguir el ritmo del mercado europeo y está saturado de este tipo de automóviles”, explicó.
Según Carles Grasas, director general de Applus+ Idiada, la gran asignatura pendiente de la industria española del motor sigue siendo el tamaño. “Los clientes son globales, y están en todos los lugares del mundo; debemos ser capaces de seguirlos a donde sea que vayan”, afirmó.
Ramon Puente, director general del fabricante de motos de trial Gas Gas, destacó la necesidad de que vuelva a activarse el crédito a empresas y particulares para impulsar el consumo en España y la necesidad de introducir cambios en el mercado de la distribución de automóviles. “Si no se vuelve a vender el número de vehículos que se comercializaban en 2008 creo que desaparecerá la mitad de los distribuidores”, señaló Puente.
Una de las dos grandes plantas de producción de automóviles en Cataluña es la de la multinacional japonesa Nissan, ubicada en la Zona Franca de Barcelona. Según Frank Torres, director general de Nissan Motor Ibérica, “los costes fabriles solo representan el 10% de lo que cuesta producir un automóvil; hay que tener en cuenta la logística y los proveedores de componentes”, advirtió. Según Torres, el reto es conseguir que los coches fabricados en España sean un euro más baratos que los que se fabrican en otros países. “Si lo conseguimos, los fabricantes de coches se quedarán aquí”, aseguró.

Fuente: Diario Expansión
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com
ingeypro.  Servicios: Planes de Gestión de Residuos, Gestión de Obras, Planes de Seguridad y Salud, Eficiencia Energética, presupuestos, estudios de obras, Oficina técnica
ingeypro en Cáceres, Madrid y Sevilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario