Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 25 de enero de 2012

Como abrirse camino creando aplicaciones para móviles


Con todos ustedes, el padre de 'Insultator', una de las 20 aplicaciones gratuitas más descargadas en estos momentos del 'Android Market'. Se trata de la tienda virtual donde se despachan todas las herramientas que utilizan los móviles y tabletas que funcionan con sistema operativo Android. Son una mayoría, aunque no están incluidos los dispositivos de Apple ni los teléfonos BlackBerry.
Javier García Morón (Almendralejo, 1986) es el creador del programa que arrasa entre los jóvenes. Su aplicación tiene más de 350.000 descargas. Estudió Ingeniería Informática de Sistemas en la Escuela Politécnica de la Uex y, en la actualidad, trabaja para la empresa cacereña Homeria Open Solutions, cuya sede está en el campus cacereño. Durante su jornada laboral se dedica a desarrollar un programa destinado la creación de páginas webs. Pero en casa, como 'hobby', le gusta investigar sobre las aplicaciones de teléfonos móviles. Así surgió 'Insultator', una herramienta pensada, como su propio nombre indica, para insultar. Ni más, ni menos. «Es una aplicación chorra cuyo cometido es escupir insultos a diestro y siniestro. Muy fácil de usar y risas aseguradas». Así se describe esta herramienta en un portal digital.
Aunque, sin duda, la información más detallada sobre la aplicación está en la página oficial de Android. « 'Insultator' es un generador automático de insultos totalmente personalizable con el que podrás decirle de todo menos bonito a quien te plazca, con tan solo pulsar un botón. Es realmente desestresante y divertido». El funcionamiento es sencillo. Una vez descargada la aplicación, el usuario sólo tiene que seleccionar si el destinatario del insulto es hombre o mujer y, a continuación, escribir su nombre. Después, hay que pulsar sobre el botón 'Decirle algo bonito'. Entonces, el sistema elegirá de forma aleatoria una de las 200 referencias que hay en la base de datos. Hay insultos para todos los gustos. Los hay chistosos e hilarantes, como «tienes menos sangre que el tobillo de un saltamontes» o «eres tan feo que en carnavales fuiste a comprarte una careta y sólo te dieron la goma». La selección incluye otras otras propuestas más mordaces e, incluso, despectivas.
Hoy por hoy, la aplicación sólo permite escuchar el insulto en el móvil del usuario de la herramienta. No obstante, Javier quiere hacer actualizaciones que permitan, entre otras cosas, enviar el insulto a su destinatario. También proyecta ampliar el abanico de referencias. Hay que tener en cuenta que 'Insultator' está entre las 20 aplicaciones gratuitas más descargadas en lengua castellana. Y muchos de sus seguidores residen en América Latina. Por eso, su creador quiere introducir nuevo giros más locales. De todas formas, el programa permite a los usuarios enviar insultos de su propia cosecha que, más tarde, Javier selecciona e incorpora a su herramienta. Él alimenta 'Insultator' con frases de su círculo de amigos y con expresiones que escucha por la calle y por la televisión. Todo vale. «La gracia está en que es una máquina la que lo dice».
«A mí me gusta mucho mi trabajo, pero tenía ganas de aprender la programación de dispositivos móviles. Por eso, empecé a buscar información y manuales por Internet. Quería formarme por mi cuenta en este campo. Como mi único interés era aprender, pensé en hacer cosas divertidas». Así fue como surgió 'Insultator' y 'Botellón', la otra aplicación creada por este joven de 25 años. Como los programas son gratuitos, su autor no recibe dinero por ellos, aunque sí se embolsa una pequeña cantidad si los usuarios abren la publicidad que aparece junto a la aplicación.
Su primera experiencia
'Botellón' es la primera aplicación que Javier colocó en la tienda de Android. La puso en marcha en el verano de 2010 y, desde entonces, ha recibido más de 50.000 visitas. Su éxito no ha sido tan rotundo como el de 'Insultator' pero la acogida no ha sido mala. De hecho, en su momento, fue un programa original. No había nada parecido en el mercado, según mantiene su autor. Ya sí. El objetivo de 'Botellón' es ayudar a los jóvenes a organizarse a la hora de comprar las bebidas para salir los fines de semana.
«Hay que introducir el número de participantes, diferenciar entre hombres y mujeres, cuántas personas son abstemias y cuáles son los planes de la noche. Hay que marcar si va a ser una noche larga o si se trata de tomar solo una copita. En función de estos factores y, después de señalar el precio de las bebidas, de los vasos y del hielo, la aplicación calcula la cantidad que hay que comprar y el dinero que tiene que abonar cada participante», explica el informático. El invento no acaba aquí porque tiene otra función complementaria. También permite calcular la tasa de alcoholemia de forma orientativa.
Javier no para. Ya tiene en mente cuál será su próximo proyecto. Se trata de un juego que irá en la misma línea canalla que su última aplicación. No es el único creador de la familia. Su bisabuelo Antonio inventó la bomba Morón y la prensa continua, dos iniciativas que revolucionaron el mundo del vino de la época en Almendralejo. Ahora es el turno de su descendiente.



Fuente: Diario ABC
Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario